PARA PENSAR Y REFLEXIONAR
Imagen
PARA PENSAR Y REFLEXIONAR
   
LETRAS DE MUSICA
PARA MEDITAR
Enlaces
POEMAS DE AMOR
CUENTOS LITERARIOS
POESIAS
PARA PENSAR Y REFLEXIONAR
SABIAS.....
POEMAS PARA ENAMORARSE
PARA ENTENDER A LAS MUJERES
FRASES
HUMOR
PARA PONER EN PRACTICA
ANGEOLOGIA
MAS POEMAS DE AMOR
CUENTOS Y LEYENDAS
LETRAS DE MUSICA 2
SALUD
FRASES 2
MAS POESIAS
PIENSA Y PONGAMOS EN PRACTICA
POESIAS ENVIADAS POR NUESTROS LECTORES
PARA ENRIQUESER EL ALMA
HOMBRE: Padre Nuestro que estas en los cielos..
DIOS: Si.. Aquí estoy..

HOMBRE: Por favor ... no me interrumpa. ¡Estoy rezando!
DIOS: ¡Pero tu me llamaste!..

HOMBRE: ¿Llamé? No llamé a nadie. Estoy rezando.... Padre Nuestro que estas en los cielos...
DIOS: ¡¡¡Ah!!! Eres tú nuevamente.

HOMBRE: ¿Cómo?
DIOS: ¡Me llamaste! Tú dijiste: Padre Nuestro que estás en los Cielos. Estoy aquí. ¿En que te puedo ayudar?

HOMBRE: Pero no quise decir eso. Estoy rezando. Rezo el Padrenuestro todos los días, me siento bien rezando así. Es como cumplir con un deber. Y no me siento bien hasta cumplirlo.
DIOS: Pero ¿cómo puedes decir Padre Nuestro sin pensar que todos son tus Hermanos, ¿Cómo puedes decir que estás en los cielos, si no sabes que el cielo es paz, que el cielo es amor a todos...

HOMBRE: Es que realmente no había pensado en eso.
DIOS: Pero... prosigue tu oración.

HOMBRE: Santificado sea tu nombre...
DIOS: ¡Espera ahí! ¿Qué quieres decir con eso?

HOMBRE: Quiero decir... quiero decir... lo que significa. ¿Cómo lo voy a saber? Es parte de la oración. ¡Solo eso!
DIOS: Santificado significa digno de respeto, santo, sagrado.

HOMBRE: Ahora entendí. Pero nunca había pensado en el sentido de la palabra SANTIFICADO. "Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo..."
DIOS: ¿Estás hablando en serio?

HOMBRE: Claro! ¿Por qué no?
DIOS: ¿Y que haces tú para que eso suceda?

HOMBRE: ¿Cómo qué hago? ¡Nada! Es que es parte de la oración, hablando de eso... sería bueno que el Señor tuviera un control de todo lo que acontece en el cielo y en la tierra también.
DIOS: ¿Tengo control sobre ti?

HOMBRE: Bueno... ¡Yo voy a la Iglesia!
DIOS: ¡No fue eso lo que te pregunté! ¿Qué tal el modo en que tratas a tus hermanos, la forma en que gastas tu dinero, el mucho tiempo que das a la televisión, las propagandas por las que corres detrás, y el poco tiempo que me dedicas a Mi?

HOMBRE: Por favor, ¡Para de criticar!
DIOS: Disculpa. Pensé que estabas pidiendo que se haga mi voluntad. Si eso fuera a acontecer.. ¿Qué hacer con aquellos querezan y aceptan mi voluntad, el frío, el calor, la lluvia, la naturaleza, la comunidad....

HOMBRE: Es cierto, tienes razón. Nunca acepto tu voluntad, pues reclamo por todo. Si mandas lluvia, pido sol.. si mandas sol me quejo del calor, si mandas frío, continuo reclamando; pido salud, pero no cuido de ella, dejo de alimentarme o como mucho.
DIOS: Excelente que reconozcas todo eso. Vamos a trabajar juntos tú y yo. Vamos a tener victorias y derrotas. Me está gustando mucho tu nueva actitud.

HOMBRE: Oye Señor, preciso terminar ahora, esta oración está demorando mucho más de lo acostumbrado. Continúo..."el pan nuestro de cada día dánoslo hoy"...
DIOS: ¡Para ahí! ¿Me estas pidiendo pan material? No solo de pan vive el hombre sino también de Mi Palabra. Cuando Me pidas el pan, acuérdate de aquellos que no lo tienen. ¡Puedes pedirme lo que quieras, deja que me vea como un Padre amoroso! Estoy interesado en la última parte de tu oración, continúa...

HOMBRE: "Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden..."
DIOS: ¿Y tu hermano despreciado?

HOMBRE: ¿Ves? Oye Señor, él me criticó muchas veces y no era verdad lo que decía. Ahora no consigo perdonarlo. Necesito vengarme.
DIOS: Pero.. ¿Y tu oración? ¿qué quieres decir con tu oración? Tú me llamaste y estoy aquí, quiero que salgas de aquí transformado, me gusta que seas honesto. Pero no es bueno cargar con el peso de la ira dentro de tí! ¿Entiendes?

HOMBRE: Entiendo que me sentiría mejor si me vengara.
DIOS: ¡No! Te vas a sentir peor. La venganza no es buena como parece. Piensa en la tristeza que me causarías, piensa en tu tristeza ahora. Yo puedo cambiar todo para ti. Basta que tú lo quieras.

HOMBRE: ¿Puedes? ¿Pero cómo?
DIOS: Perdona a tu hermano, y Yo te perdonaré a ti y te aliviaré.

HOMBRE: Pero Señor.. no puedo perdonarlo.
DIOS: ¡Entonces no me pidas perdón tampoco!

HOMBRE: ¡Estás acertado! Pero solo quería vengarme, quiero la paz Señor. Está bien, está bien: perdono a todos, pero ayúdame Señor!. Muéstrame el camino a seguir.
DIOS: Esto que pides es maravilloso, estoy muy feliz contigo. Y tú... ¿Cómo te estas sintiendo?

HOMBRE: ¡Bien, muy bien! A decir verdad, nunca me había sentido así. Es muy bueno hablar con Dios.
DIOS: Ahora terminemos la oración.. prosigue...

HOMBRE: "No nos dejes caer en la tentación y líbranos del
mal..."
DIOS: Excelente, voy a hacer justamente eso, pero no te pongas en situaciones donde puedas ser tentado.

HOMBRE: y ahora.. ¿Qué quieres decir con eso?
DIOS: Deja de andar en compañía de personas que te llevan a participar de cosas sucias, secretas. Abandona la maldad, el odio. Todo eso te lleva al camino errado. No uses todo eso como salida de emergencia.

HOMBRE: ¡No te entiendo!
DIOS: ¡Claro que entiendes! Has hecho conmigo eso varias veces. Vas por el camino equivocado y luego corres a pedirme socorro.

HOMBRE: Tengo mucha vergüenza, perdóname Señor.
DIOS: ¡Claro que te perdono! Siempre perdono a quien está dispuesto a perdonar también. Pero cuando me vuelvas a llamar acuérdate de nuestra conversación, medita cada palabra que dices. Termina tu oración.

HOMBRE: ¿Terminar? Ah, sí, "AMEN!"
DIOS: ¿Y qué quiere decir "Amén"?

HOMBRE: No lo sé. Es el final de la oración.

DIOS: Debes decir AMEN cuando aceptas todo lo que quiero, cuando concuerdas con mi voluntad, cuando sigues mis mandamientos, porque AMEN quiere decir ASÍ SEA , estoy de acuerdo con todo lo que oré.

HOMBRE: Señor, gracias por enseñarme esta oración, y ahora gracias
también por hacérmela entender.
DIOS: Yo amo a todos mis hijos, pero amo más a aquellos que quieren salir del error, a aquellos que quieren ser libres del pecado. ¡Te bendigo, y permanece en mi paz!

HOMBRE: ¡Gracias Señor! ¡Estoy muy feliz de saber que eres mi amigo!

Para triunfar es preciso que seas dueño de ti mismo y pongas toda tu energía al servicio de tu realización personal. Si conservas la mente lúcida y mantienes el control de tus emociones, podrás superar cualquier situación, como capitán que debes ser, de tu propia vida. Lleva las riendas de tu conducta y mantén bajo control todas tus acciones.
Tu conciencia puesta al servicio
de tu crecimiento y superación,
es la que debe comandar tu voluntad.
CALIDAD HUMANA


Muy poca gente habla de calidad humana.

En esta época todos hablan de calidad de productos, de calidad de procesos, calidad de servicios, calidad de sistemas ...

Muy poca gente habla de calidad humana, calidad de vida... sin ella, todo lo demás es apariencia sin fundamento.

Hablar de calidad humana es cuidar nuestros vínculos con los demás. Necesitamos rehacer nuestros vínculos humanos. De nada sirve trabajar de sol a sol en un lugar donde no tenemos amigos y llegar cansados a un hogar en el que nadie se interesa en saber cómo nos fue.

¿Para qué trabajar tanto si nos sentimos solos?
Es triste leer un libro y no tener alguien con quien comentarlo; es doloroso sentirse preocupado y no contar con una persona a quién abrirle el corazón.

De nada vale estar al frente de una cancha de tenis, de fútbol o frente a un juego de salón; si no tenemos con quién jugar, ni con quien disfrutar ese momento.

¿Para qué tener lo que no se puede compartir?

Ni las cosas, ni el dinero poseen valor intrínseco. El valor de lo material está en su aplicación, en el servicio a alguien más o la convivencia con alguien más.

La belleza de tener, está en compartir.

La magia de luchar por una prosperidad económica, estriba ni más ni menos, en poder ver sonreír a alguien a quien le damos el privilegio de disfrutar lo que ganamos.

Eso es parte de la naturaleza humana: dar, convivir, amar, servir ... ayudar ...

En muchas ocasiones estamos asustados, asustados de lo que tal vez no podemos hacer; asustados de lo que pensará la gente.

Permitimos que nuestros miedos se interpongan en nuestros sueños. Decimos no, cuando queremos decir sí.
Murmuramos, cuando queremos gritar, después ... después gritamos a quien no teníamos que hacerlo: ¿por qué?

Después de todo, cruzamos por esta vida una sola vez; no hay tiempo para tener miedo.

Así que intenta... intenta aquello que no has hecho, arriésgate, participa en el maratón, escribe aquella carta, enfréntate como ganador a las cosas cotidianas.


El tiempo no regresa. No tienes nada que perder, y todo... ¡¡Todo que ganar !!


Autor Desconocido

"Es más seguro andar con la propia oscuridad que con la
luz de otro"


SÉ VULNERABLE

La Vida es un río, un fluir, una continuidad sin principio ni fin. No va a ninguna parte; siempre está ahí. Para la Vida sólo existe el ahora y el único lugar aquí.
Puedes vivir la vida de dos maneras.
Puedes fluir con ella, y entonces también serás majestuoso, tendrás una gracia, la gracia de la no violencia, de la ausencia de conflicto, de la ausencia de lucha. Tendrás una belleza, como la de los niños, como la de las flores, delicada, incorrupta. Si fluyes con la vida serás religioso. Ser Religioso significa ser tan extraordinariamente corriente en la vida que la parte no está en contra del todo, sino que fluye con el todo. Ser religioso significa no separarse del Todo.

Ser Irreligioso significa poner tu mente en el empeño de ganar, conquistar, llegar a alguna parte. Si tienes una meta eres irreligioso. Si piensas en el mañana, ya no sabes qué es la religión. La religión no conoce el mañana. Por eso dice Jesús: "No pienses en el mañana. Mira los lirios del campo. que están floreciendo ahora". Todo lo que es, es Ahora. Todo lo que está vivo, está vivo ahora. Ahora es el único tiempo, la única eternidad.

Existen dos posibilidades: *Luchar con la vida, *Tener Metas personales contra la vida (y todas las metas son personales, privadas). En este caso, intentas imponer una pauta a la vida, algo tuyo. Intentas arrastrar la vida detrás de ti y tratas de arrastrar al universo entero contigo. Por supuesto, estás abocado al fracaso, a perder tu gracia, a endurecerte.

La lucha endurece. Sólo con pensar en luchar, te rodea una sutil dureza. Sólo con pensar en resistir, te recubres con un caparazón, que te envuelve como un capullo. La sola idea de tener una meta determinada te convierte en una isla y dejas de formar parte el extenso continente de la vida.

Tienes que unirte al continente de la vida, formar parte de ella, enraízate en ella. Cuando estás enraizado en la Vida eres Suave porque no tienes miedo. El miedo provoca endurecimiento. El miedo crea la idea de la seguridad, la idea de la protección. Y no hay nada más mortífero que el miedo, porque con la idea misma del miedo te separas de la tierra, te desarraigas.

Entonces vives en el pasado: por eso piensas tanto en él. No es una coincidencia. La mente piensa continuamente en el pasado o en el futuro. ¿Por qué pensar tanto en el pasado? ¡Lo pasado, pasado está! No puede recobrarse. ¡El pasado está muerto! ¿Por qué sigues pensando en él, si ya no existe y si ya no se puede hacer nada? No puedes vivirlo, no puedes estar en él, pero sí puede destruir tu momento presente. Tiene que haber una causa muy arraigada, y esa causa es que estás luchando contra el Todo. Al luchar contra el Todo, contra el río de la vida, te desarraigas. Te has convertido en algo minúsculo, en un fenómeno encapsulado, encerrado en sí mismo. Te has convertido en un individuo, que ya no forma parte del universo en expansión de la inmensidad. Tienes que vivir como un avaro, de tu alimento anterior: por eso la "mente no deja de pensar en el pasado".

Y tienes que recuperarte de algún modo si quieres prepararte para luchar: por eso No dejas de pensar en el Futuro. El futuro te da esperanza, el Pasado alimento y entre ambos se extiende la eternidad, la vida misma, que tú te estás perdiendo. Entre el pasado y el futuro te mueres en lugar de vivir.

La otra manera consiste en fluir con el río, fluir tan unidos que no notes que eres algo distinto, pero fluyendo con él; no sólo formas parte de él, sino que te sumerges en él, te transformas en el río y no existe separación alguna. Cuando no luchas, te conviertes en vida, en inmensidad, en el infinito. En Oriente ese estado de no luchar, se conoce como: Rendición, Confianza, lo que denominamos Shraddha... Confianza en la Vida, no confiar en tu mente individual sino en el Todo. No confiar en la parte, sino en el Todo, no en la mente sino en la Existencia. Al renunciar, de repente te suavizas, porque no tienes necesidad de ser duro. No hay lucha, no hay enemigo. No hay necesidad de protección ni de seguridad; te has fundido con la vida. ¡Y la vida es segura!

Sólo el ego individual es inseguro y necesita seguridad, protección, un blindaje. Tiene miedo, tiembla sin cesar... ¿Cómo se puede vivir así? Vives angustiado, es decir, no vives. Te pierdes el júbilo, la alegría de estar aquí, que es pura alegría. No tiene razón alguna; surge del hecho de ser, burbujea dentro de ti porque eres. Cuando te "abres", cuando empiezas a fluir con la Vida, rebosas de alegría, sin razón alguna. Sencillamente, empiezas a notar que Ser significa ser feliz. Por eso los hindúes llaman a lo supremo Satchitananda: Verdad, Conciencia, Dicha. Significa que Ser equivale a ser dichoso, ser veraz a ser dichoso. No hay otra forma de ser. Lo que demuestra "Si eres desdichado es que has perdido contacto con el Ser. La desdicha significa que, de una u otra forma, te has desarraigado de la tierra, que te has separado del río y te has transformado en un bloque helado, un iceberg, un cubo de hielo que flota en el río pero no está con él". Luchar, incluso tratar de ir en contra de la corriente: el ego siempre quiere ir contracorriente, porque allí donde se presenta un reto, el ego se siente a sus anchas. El ego siempre va en busca de pelea. Si no encuentras con alguien contra quien luchar, te sientes fatal. Necesitas alguien a quien enfrentarte. Mientras luchas te sientes bien, eres. Pero eso es algo patológico, una forma neurótica de ser. La neurosis lucha contra el río. Si luchas, te endureces. Si luchas, te rodeas de un muro de muerte y naturalmente, tu propio ser muere. Pierdes la suavidad, la lucidez, la gracia, la delicadeza y no vives, sino que te limitas a arrastrarte.

Lao Tzu defiende la rendición, dice:
"Ríndete ante la Vida. Deja que la Vida te guíe y no intentes guiarla tú. No intentes manipular ni controlar la vida; que la Vida te manipule y te guíe a ti. Que la Vida te posea. Sencillanamente, ríndete y di: "No soy". Le otorgas plenos poderes a la Vida y estás con ella". Resulta difícil, porque el "ego" dice: "¿Entonces, ¿qué soy yo?. Si me rindo, ya no soy". Pero cuando el ego deja de ser, Tú eres por primera vez... infinito, incorpóreo, la inmensidad, que no para de extenderse, sin comienzo ni fin.
Pero el ego no lo reconoce. El ego siente miedo. Dice: "¿Qué haces? ¿Perderte? Si te pierdes no serás nadie". Si haces caso al ego, te llevará una y otra vez por el sendero de la neurosis, el sendero de ser "alguien". Y ¡Cuánto más seas alguien, más desaparecerá la vida de ti". Fíjate en las personas que han triunfado en el mundo, que son alguien, cuyos nombres se pueden encontrar en el Quién es quién. Fíjate en ellas, obsérvalas: descubrirás que llevan una vida falsa. No son sino máscaras, con nada dentro, personas huecas, quizá como rellenas de aserrín, pero no vivas, vacías. Fíjate en las personas que han triunfado en el mundo, que son alguien: presidentes, primeros ministros, los muy ricos, que han conseguido todo lo que se puede conseguir en el mundo. Obsérvalos, tócalos, míralos y notarás la muerte. No encontrarás en ellos un corazón palpitante. Quizá siga latiendo, pero con un latido mecánico, que ha perdido la poesía. Te miran, pero con ojos apagados, sin el brillo de la vida. Te estrecharán la mano, pero no notarás que fluye nada por sus manos, no sentirás un intercambio de energía, no sentirás el calor de la bienvenida. Una mano muerta: notarás peso, pero No Amor. Mira a su alrededor: viven en el infierno. Han triunfado, son alguien, pero están rodeados por el infierno. Tu seguirás el mismo camino si intentas ser alguien.

Lao Tzu dice lo siguiente: "No seas nadie y la vida fluirá infinitamente en ti". Para el fluir de la vida, ser alguien constituye una barrera. No ser nadie, sólo un extenso vacío, lo permite todo. Las nubes pueden moverse y las estrellas entrar en él. Nada lo perturba y tú no tienes nada que perder, porque ya has renunciado a todo lo que se puede perder. Flota con Tao, muévete con Tao, no crees metas ni objetivos personales. El Todo sabe más que tú, limítate a estar con él. El Todo te ha creado, respira en ti, vive en ti. ¿Por qué preocuparte? Que el Todo asuma la responsabilidad. Ve a donde te lleve; no intentes forjar un plan, ni pidas metas concretas, porque te sentirás frustrado, te endurecerás y perderás una oportunidad de estar vivo.
Y en eso consiste todo: "Si permites que entre la Vida, tendrás más vida. Y si te permites estar vivo, tendrás aún más vida". Jesús decía continuamente: "Venid a mí y os mostraré el camino de la vida infinita, de la vida abundante, de la vida desbordante". Pero vivimos como mendigos. Podríamos haber sido como emperadores y nadie sino nosotros mismos somos los responsables. Tu empeño en ser tú mismo, en aferrarte al ego, es la única causa de tu desdicha.

Veamos los sutras. "Cuando el hombre nace, es tierno y débil".
Fíjate en un niño pequeño, un recién nacido. No tiene caparazón; es vulnerable, blando, la vida en toda su pureza. Este estado no durará mucho; al poco tiempo empezarán a crecer las personalidades a su alrededor, lo enjaularán, lo encarcelarán la sociedad, los padres, los colegios, las universidades; la vida se transformará en un fenómeno lejano. Será un prisionero. La vida seguirá latiendo en las profundidades de su ser, pero ni siquiera él será capaz de oír su latido.
Pero fíjate en cuando nace un niño. El milagro se produce una y otra vez. La Vida te enseña una y otra vez el camino, cómo ser, te dice una y otra vez que se renueva todos los días. Mueren ancianos y nacen niños. ¿Qué sentido tiene? Salta a la vista que la vida no cree en la vejez.
La Vida No cree en la economía. Y menos mal, porque si no, el mundo entero se habría convertido en un gran cementerio. Cree en la Vida, no en la economía. Sustituye continuamente a los mayores, a los muertos, por jóvenes, a las personas duras por las blandas. La señal es clara: "La Vida Ama lo Blandura" porque puede fluir fácilmente a través de un ser blando".

"Cuando el hombre nace, es tierno y débil" Y Lao Tzu también insiste en el segundo punto: que la Vida No cree en la fortaleza. La Debilidad encierra su propia belleza porque es tierna y blanda. Con una fuerte tormenta, los árboles grandes y fuertes se desploman. Las plantas pequeñas se doblan y cuando amaina la tormenta vuelven a sonreír y a florecer. En realidad, la tormenta las ha refrescado, les ha quitado el polvo; nada más. Están más vivas, más jóvenes, más frescas y la tormenta les ha proporcionado un buen baño. Y los viejos árboles, tan fuertes, se han caído porque han resistido. No se han doblado; son muy egoístas.

Dice Lao Tzu: "La Vida ama la Debilidad" y esto mismo significa las palabras de Jesús: "Bienaventurados los mansos, porque heredarán la tierra. Bienaventurados los pobres de espíritu. Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados". Las enseñanzas de Jesús consiste en lo siguiente: "Sé débil. Bienaventurados los mansos".

¿Qué tiene la debilidad para ser bienaventurada? Porque normalmente, los así denominados dirigentes del mundo, los maestros del mundo dicen: "Sé Fuerte", mientras que Jesús y Lao Tzu dicen: "Sé Débil" La debilidad tiene algo porque no es dura. Para ser fuerte hay que ser duro. Para ser fuerte tienes que luchar contra la corriente y sólo así adquirirás fortaleza. Cuanto más tengas que esforzarte para salvar la corriente, más fuerte serás. Para ser Débil, fluye con el río: a donde vaya, tú irás con él. Si el río te dice: "Acompáñame durante un kilómetro", acompáñalo dos kilómetros. Si el río te quita la chaqueta, dale también la camisa. Y si te da una bofetada, ofrécele la otra mejilla.
La Debilidad encierra cierta belleza, la belleza de la Gracia, de la no violencia, Ahimsa. Es la belleza del Amor, del Perdón, de la ausencia de Conflicto.

Si se ensalza la fuerza también se ensalza la violencia. Si se ensalza la fuerza se ensalza la muerte porque la fuerza mata: te mata a ti y a los demás. La fuerza es asesina y suicida.

Debilidad: la misma palabra parece condenatoria. Pero ¿qué es la debilidad? Una flor es débil. Una roca al lado de una flor es muy fuerte. ¿Qué preferirías ser, como una flor o como una roca? Si preguntas a tu ego, en lo más profundo responderá: "Sé como una roca". E inclusive si insistes, porque una roca tiene aspecto feo, el ego dirá: "Si quieres ser una flor, que sea de plástico. ¡Al menos sé fuerte! Los vientos no te perturbarán, no te destruirán las lluvias y seguirás ahí para siempre jamás". Una flor de verdad se abre por la mañana, ríe unos momentos, despliega su fragancia y desaparece. Una flor de mentira, de plástico, puede durar para siempre, pero es irreal, y fuerte porque es irreal. La realidad es blanda y débil y cuanto más elevada, más débil.

No puedes entender a Dios porque tu mente comprende la lógica de las rocas. No comprendes la lógica de una flor. Tu mente puede comprender las matemáticas, pero careces del sentido estético para apreciar las flores. Sólo una mente poética puede comprender la posibilidad de Dios, porque Dios es lo más débil y lo más delicado. También por eso es la flor más elevada, la absoluta. Florece, pero en una fracción de segundo, que se conoce como "el presente". Si dejas pasar ese instante -y es tan breve que has de estar muy atento- sólo entonces serás capaz de verlo, porque si no te lo perderás. Florece continuamente, a cada momento, pero no puedes verlo, porque tu mente está demasiado ajetreada con el pasado y el futuro. Y el presente es un fenómeno tan reducido que desaparece en un abrir y cerrar de ojos. En ese breve instante florece Dios. Es lo más elevado, lo absoluto, pero muy débil, muy delicado: así ha de ser. Es la cúspide, el último crescendo más allá del cual no existe nada. Sólo comprenderás a Dios cuando comprendas la lógica de la Suavidad y la Debilidad. Si tratas de ser fuerte -como los conquistadores, los luchadores, los guerreros-, vivirás en el mundo rodeado de rocas, no de flores y Dios te parecerá un fenómeno lejano. No podrás distinguir a Dios en ninguna parte.

Cuando el hombre nace, es tierno y débil; al morir, es duro y rígido. Así debería ser tu vida: mantenerte blando, débil y tierno, sin intentar hacerte duro y rígido porque así es como te aproximarás cada día más a la muerte. La muerte llegará algún día, pero no se trata de eso. La muerte no es el problema, ni el temor. Pero si estás vivo en una personalidad como muerta, ahí radica el problema. La muerte en sí es muy suave, más que la vida, muy tierna.

El verdadero problema radica en la muerte que vives ahora mismo, en la muerte antes de la muerte, en vivir una vida muerta, dura, cerrada. Leibnitz emplea el término Mónada: significa estar encerrado en una prisión, en una cápsula sin ventanas por las que asomarse afuera ni para que el mundo exterior se asome adentro. Una mónada es una celda sin ventanas. Tiene la misma raíz que monopolio, monasterio, monje y monogamia: significa estar completamente solo.. Cuando estás completamente encerrado, en una celda, estás en un monasterio. Vives en una cueva, a solas, no puedes llegar hasta los demás, los demás no pueden llegar hasta ti. Estás completamente encerrado. Esa es la muerte rígida. Y entonces te sientes desdichado, e intentas encontrar medios par ano sentirte así. Crea continuamente desdicha al ser rígido, duro y sigues buscando métodos para no sentirte desdichado. En realidad, si comprendes el fenómeno de cómo has empezado a ser desdichado, podrás acabar con él.
Sé Suave, Fluye: nada más. Sé como un "NIÑO" y mantén siempre la pureza y la suavidad de la infancia. No pierdas el contacto con ella y un día descubrirás con sorpresa que el Niño que eras hace cincuenta años aún vive dentro de ti. Si sabes ¿cómo establecer contacto con él? de repente volverás a ser "Niño".
El Niño nunca se pierde porque esa es tu Vida y se mantiene. No es que muera el Niño, tú te transformes en un joven y a continuación muera el joven y te hagas viejo, NO. Se va acumulando una capa sobre otra, pero el núcleo más profundo se mantiene igual, el bebé continúa en tu interior como cuando naciste; a su alrededor se han acumulado muchas capas y si atraviesas esas capas, el "Niño" estalla de repente en ti. A esta explosión yo la denomino éxtasis!

Jesús dice: "A menos que os hagáis como Niños, no entraréis en el Reino de los Cielos". A eso se refiere Jesús y yo también. Si traspasas esa dura concha, los muros que te rodean, las múltiples capas... el "NIÑO" estallará de repente dentro de ti y volverás a ver el mundo con la inocencia de la infancia. Y ahí está DIOS.
Dios no es un concepto muy filosófico; es este mundo visto por un "Niño". El mismo mundo -estas flores, estos árboles, este cielo y tú- adquiere de pronto una nueva cualidad divina, cuando lo miras con los ojos de un "Niño". Sólo se necesita un Corazón puro, blando, tierno. NO falta Dios, sino Tú. Dios no está ausente; tú estás ausente.

Aprende. La vida te enseña de muchas maneras. La vida señala el camino para ser. Por tanto, la dureza y la rigidez son las compañeras de la muerte y la blandura y la delicadeza las compañeras de la vida.
Si quieres estar más vivo, desbordar de vida, busca a las compañeras de la Vida: la Delicadeza, la Suavidad.

Todo lo que te obstruye te endurece. Vive de tal forma que en cada momento estés libre del anterior. Ahora mismo, tu situación es la siguiente: tienes una casa grande con muchas habitaciones y en todas ellas hay rompecabezas. La casa entera está llena de rompecabezas repartidos y no has sido capaz de componer ninguno porque tú mismo eres un rompecabezas.

No arrastres cosas del pasado: el pasado, pasado está. Líbrate de cada momento, resuelto o sin resolver. Como ya no se puede hacer nada olvídalo y no te lleves partes, porque esas partes no te permitirán resolver los nuevos problemas que se plantean en este momento.
Vive este momento lo más plenamente posible y de pronto comprenderás que si lo vives plenamente , queda resuelto. No hace falta resolverlo. La vida no es un problema para resolver, sino un misterio que vivir. Si la vives plenamente se resuelve y sales enriquecido, con nuevos tesoros de tu ser ante ti y nada que te importune alrededor. Entonces entrarás en otro momento con frescura, con su plenitud e intensidad, de modo que vivirás y resolverás otro momento.
Sólo te mantendrás Suave si no llevas nada del pasado. ¿Por qué son los "Niños" suaves? Porque no llevan nada consigo. Así es el sabio. Si un niño se enfada, se enfada y en ese momento le da igual lo que diga Buda sobre la ira. No le importan las enseñanzas de Mahavira sobre la ira: "No te enfades..." ¡Se enfada y ya está! Se enfada con tal intensidad, que esa intensidad resulta hermosa. Fíjate en un Niño cuando está realmente enfadado: todo el cuerpo -un cuerpo tan pequeño, tan tierno, tan delicado- estremeciéndose de ira con la cara y los ojos rojos, dando saltos, chillando, como si fuera a destruir el mundo entero. Un estallido de energía... Y al momento siguiente se esfuma la ira y el Niño se pone a jugar... Fíjate en su cara: no puedes creerte que esa cara tuviera tal expresión de ira hace un momento. ¡Es todo sonrisas! Tan hermosa, tan feliz...
Así hemos de vivir. Vivir un momento, pero tan plenamente que no quede nada en el momento siguiente. El "Niño" vive el momento de ira y después avanza. Es un buen ejercicio en sí mismo y si te puedes adentrar plenamente en él y salir con la misma plenitud, ileso, no tiene nada de malo.

Y una persona que puede enfadarse plenamente también puede ser feliz y amar plenamente, porque no se trata de si estás enfadado, feliz o amas. Lo único que hay que aprender de todas las experiencias es "Ser Pleno". Si no te permiten que te enfades te quedas a medias. Vives el momento parcialmente y lo demás seguirá rondando tu mente. Después sonreirás, pero tu sonrisa no será pura; estará corrompida, porque la ira no te ha abandonado. Tus labios sonríen, pero la sonrisa está emponzoñada; la ira no te ha abandonado, el "pasado" no se ha ido y no eres completamente libre de estar Aquí y Ahora. El pasado proyecta su sombra sobre ti y así continuará. Te sientes confuso y tu vida se convierte en una resaca. No puedes vivir nada, no puedes amar, ni rezar, ni meditar.

Algunas personas vienen a mí y me dicen: "cuando meditamos, de repente surgen millones de pensamientos. Esos pensamientos no surgen normalmente, pero sí cuando meditamos" ¿Por qué ocurre? Son experiencias incompletas, porque cuando meditas estás desocupado y todos esos pensamientos se precipitan sobre ti: "Estás desocupado, al menos resuélvenos, termínanos, soluciónanos. No estás haciendo nada. La Meditación es No hacer nada, sólo estar sentado con los ojos cerrados. ¡Haz algo! La ira sigue ahí: soluciónalo. El Amor está ahí: satisfácelo. Este deseo está ahí: ¡haz algo!

Hace pocos días leí un poema y uno de los versos me impresionó enormemente. Dice lo siguiente: "Un poema no debe significar nada, sino Ser" Me encantó ¡La Vida no debe significar nada, sino Ser! Un fin en sí mismo, no ir a ninguna parte... disfrutar del aquí y el ahora, festejar. Sólo así serás suave. Ríndete. Sé suave y tierno y deja que el flujo de la vida te lleve. Deja que la meta del Todo sea tu meta. No busques una meta personal; limítate a ser una parte y te sobrevendrán una belleza y una gracia infinitas.
Intenta sentirlo, lo que digo. Siente lo que digo. Embébete de mis palabras. Deja que se queden contigo, que se asienten en las profundidades de tu ser. La Vida no debería significar nada, sino Ser. Y de repente serás suave, porque la dureza desaparece, se disuelve. Vuelves a descubrir al "Bebé" que eras, te vuelves "Niño", con los ojos transparentes de la niñez. Verás la vegetación de una forma completamente distinta, oirás el canto de los pájaros de una forma completamente distinta.
Y entonces, el Todo adquiere una significación distinta. No un significado, sino una significación. El significado se relaciona con la utilidad, la significación con el deleite.
Deléitate y serás suave. Fluye con el río. Transfórmate en el río.
INTIMIDAD
La Confianza en Uno mismo y en el Otro
OSHO



DECALOGO DE LA CONVIVENCIA


Aceptaras al projimo como es, amandole con todos sus defectos.

No tomaras en cuenta sus ingratitudes y desvios

No juzgaras su conducta a sus espaldas

Interesate de continuo por sus cosas.

Alaba sus virtudes o cualidades en su ausencia, que pronto lo sabraá

Serviras al projimo aunque sea un comodin.

Agradeceras al otro sus pequenas atenciones, tratando de hacerselas
mayores tu.

Estaras siempre alegre para alegrar a todos.

Te gozaras con los triunfos del otro sin envidiarlos.

Pide las cosas por favor. Y si haces algo mal, pide perdon

imagen
Es una palabra que lo dice todo y no dice nada.
Es la comunión de dos almas que sólo buscan ser una misma.
Es la mano que se extiende para dar y para darse.
Son los nombres de los que amamos.

Son los ojos que nos miran de una manera diferente.
Es el rostro que miramos tratando de entregarle el alma.
Es la fecha que no olvidamos.
El día que pensamos que realmente comenzamos a vivir.
El momento en que el dolor nos arropó y un abrazo nos hizo regresar a la vida.
Son las canciones que nos hablan de nuestras historias.

Son las lágrimas de una madre que se acaba de enterar que carga en su vientre a un hijo.
Son las palpitaciones en el corazón del padre que espera su llegada.
Es la sonrisa de un niño luego de haber pintado su tarea.
Es la carta que se escribe con ilusión y añoranza.
Es despertarse cada mañana y tener a alguien en quien pensar.
Son los amigos que siempre nos aman y no desaparecen con el tiempo.

Es perdón... es respeto...es cuando todo tiene sentido si se trata de nosotros.
Son los momentos de silencio. Es la risa y el llanto.
Es cuando puedo recostar mi cabeza
en el hombro de alguien y cuando presto mi hombro para que ese alguien
haga lo mismo.
Es cuando miramos ese ser querido y sin querer,
pensamos en todas las razones por las cuales le queremos tanto...

Es el perfume que nos recuerda ese alguien especial.
Es la respuesta a cualquier pregunta.
Es lo que somos y la razón por la que existimos.

Es un madero y su historia.
Son los amigos que se aman como hermanos.
Es un suspiro... una emocionada caricia... un beso.
Es una palabra en el momento correcto e indicado
buscando afanosamente expresarlo todo.

Es la razón de vivir de cada hombre y mujer sobre la tierra.
Es lo que muchos buscamos sobre la tierra.
Lo que otros condenan y rechazan.
Es todo lo que queremos, y cuando está en nuestras manos,
es como nada.
Es el sinónimo de vida en cuatro letras....
AMOR

Yo soy el destino de mi destino.

No existe el destino, cada uno obtiene lo que siembra.

La vida es un acumulo de circunstancias y a eso se le llama destino.

No sueñes tu vida, vive tu sueño...

Ideas extrañas no ignoraré... pues en ellas esta la semilla de mi destino.

Cuando me miras a los ojos yo quisiera averiguar si me miras por amor o por gusto de mirar.

...Ya no me importa tu destino, ya sólo quiero hallar el mío, ya no siento que mi vida valga menos que tu auséncia...

El destino está escrito, pero tú puedes cambiarlo, porque todos somos parte de uno.

A veces pienso en olvidarte, pero no puedo porque te amo y el amor es mas fuerte que el olvido.

No creo en el destino porque me niego a creer que nada ni nadie controla mi vida.

El destino nos lo creamos a cada paso que damos, y Diosito nos da la libertad de elegir.

"La distancia es sólo una prueba establecida por el destino para que podamos demostrarles a todos, que nuestra amistad es mas fuerte..."

A tí, que pensaste alguna vez en la magia de lo espiritual, que lloraste por amor, que creiste en un sueño. A tí, que sabes lo importante que es compartir con otros el brillo de tu estrella... A tí te invito a olvidar las palabras que no entienden el dolor que no se expresa y a no olvidar que las mejores almas están hechas de cosas imposibles.

Estrecha cuerda separa la casualidad del destino.

Yo soy conocedora de todos vuestros destinos.... Todos acabereis bajo tierra y calvos.

Destino: Palabra connotativa para supersticiosos y una palabra aue se ha de forjar para racionalistas. Tú eliges...

´Lo unico constante es el cambio´.

A veces pensamos que el destino está escrito y hagas lo que hagas lo que tenga que pasar pasará, pero es mejor olvidarse de eso y seguir adelante intentando hacer cosas nuevas. Lo que tenga que pasar pasará y ya habrá tiempo de plantarle cara.

Puesto que de la vida se aprende y hasta que esta termina se deja de hacerlo, si quieres dejar de vivir, comienza por dejar de aprender.

No se cual es el destino escrito para mi en esta vida... pero solo quiero que en él aparezca mil veces tu nombre.

El destino baraja y nosotros jugamos.

Buscando mi destino, concluyo por pensar que solo en el buscar consiste mi destino.

Dios no juega a los dados.

La vieja palabra destino quiso sorprender a su suerte, le cruzo en medio del camino la sonrisa de la muerte, desafiantes para una sonrisa pero no para volver a verte, si el destino lo tiene planeado echada estaba su suerte.

Ni la distancia ni el destino harán que te olvide.

Aferrate a los sueños, porque si ellos mueren, la vida se convierte en un pajaro con sus alas quebradas que deja de volar.

Uno no puede elegir su destino, sólo puede elegir que hacer con el tiempo que se le ha dado.

El destino baraja, nosotros jugamos .-









El verdadero entido de la vida son esas pequeñas grandes cosas como la sonrisa.

La alegría a la tristeza es lo que el sol a la luna.

La mejor alegría es la alegría de dar vida a tu ser.

Hay gente que piensa que ser feliz es ser idiota, simplemente porque no son lo suficiente inteligentes para ser felices.

La alegría no puede faltar a todo aquel que realmente se encuentra unido a Dios.

La amistad se basa no sólo en pensar en los buenos amigos sino en sentirlos aún cuando no estén presentes.

Felicidad es cuando encuentras lo que ansiabas encontrar, y aun más, si eso te quiere como tú lo quieres.

La alegria es dar felicidad a los demas sin pensar en uno mismo.

Amanece, alegría que ya comienza la vida y aprovecha lo que dura porque la vida se acaba cuando la noche es oscura.

Una sonrisa verdadera es como la estrella que ilumina tu vida; déjate iluminar con la utopía de la alegría.

Busca en el refugio de tu corazón la alegría de tu alma y allí encontrarás la alegría de tu cuerpo.

Tu alegría es mi alegría y tu tristeza es mi dolor.

La alegría es aquello que no ocupa lugar alguno y sin embargo lo llena todo a su alrededor.

Si la muerte se ríe de ti, lo único que puedes hacer es reirte tú de ella.

Cuando naciste, tú llorabas y todos a tu alrededor sonreian; vive tu vida de manera que cuando mueras, tú sonrías y todos a tu alrededor lloren.

Sonríe siempre para no dar a los que te odian el placer de verte triste y para dar a los que te aman el placer de ser feliz.

Ríe siempre que te lo pida el corazón, pues no sabes si se terminará pronto esa alegría.

La alegría es el mayor placer de la vida. ¡Vive alegre!

Reir es uno de los recuerdos más hermosos de nuestra vida.

Reir es uno de los mejores placeres de la vida, la felicidad nos da vida.

Si te preguntan que cómo estás y tú respondes regular, tu cerebro capta esa respuesta y te hace sentir triste, por eso debes decir siempre que estás fenomenal para poder estar alegre.

Siempre se és más feliz cuando descubres que hay alguien más feliz que tú.

Alegría es saber que siempre podremos cosechar la buena semilla que hemos plantado.

No hay cosa que te haga mas feliz que ver a alguien que quieres sonreir. Sonrie para hacer felices a esas personas que te quieren.

Hay momentos de la vida en que crees que no tiene sentido seguir vivo. Momentos en los que cualquier problema te hacen hundirte en la más profunda tristeza. Escúchamos cada día como nos dicen lo bonita que es la vida pero... por favor, comprendan que tenemos una venda en los ojos que nos impide percibir eso tan bonito que dicen que existe. Ser felices, es lo único que deseo.

La alegría es el mejor remedio... ¿Tienes tú la receta?

La mejor forma de conseguir la alegría de un buen amigo es estando más triste que él.

La alegría continua es la prueba más clara de sabiduría.

Para enfadarse se necesitan 34 músculos y para sonreir ¡¡¡sólo 7!!!

¿Alegría? Hace mucho que me robaron todas las razones por las cuales sonreir, solo una leve sonrisa se dibuja en mi cara cuando me doy cuenta que aún tengo esperanzas, pero al rato de mis ojos fluye un rio de lágrimas al darme cuenta de que sonrio por un sueño que como siempre se esfumara de mis manos cuando la realidad me obligue a despertar.











REFLEXION.......


Reflexiona.
Usa sabiamente tu inteligencia.
Busca lo que no está a simple vista.
Insiste en descubrir los misterios.
Analiza para que entiendas.
Sintetiza para que compendas.
El cuerpo toma los nutrientes y el resto lo desecha.
Haz lo mismo desde tu consciencia.

Reflexiona.
Usa ese recurso poderoso.
Filtra para que no tragues piedras.
Distingue lo esencial de lo trivial.
Lo valioso de lo inútil.
Lo transitorio de lo eterno.
Lo trascendental de lo mundano.
No llenes tu cabeza con basura.

Reflexiona.
Que el azar no controle tu destino.
Las obras más valiosas no se deben a la suerte.
Provienen de inteligencia, consciencia y trabajo.
Cuando uses tu discernimiento, deja espacio para la intuición.
La reflexión es el contrapeso de las emociones.
La manilla que regula el flujo intenso.
La base del cálculo y de la prudencia.
Una condición para la convivencia.
Un ejemplo vivo de la evolución humana.
Nuestra oportunidad sobre las bestias.
Reflexiona.

"EL MENSAJE DE LOS SABIOS"
Renny Yagosesky
imagen
1.- REGALAR una sonrisa cada día. Con ella te sentirás feliz tú y quien la reciba.

2.- SOÑAR Y VOLAR. Aunque nuestros pies toquen la Tierra.

3.- LLORAR cuando una nostalgia o tristeza, te lo pida. Una lágrima no es debilidad, ayuda a recuperar una sonrisa.

4.- PERDONAR tus propios tropiezos y de los demás. Lo Importante es darte y dar la posibilidad de pararse y volver a caminar.

5.- INTENTAR todo lo que sientas latir en tu corazón y en tu alma. Confiando que te hará feliz.

6.- VALORAR los pequeños como los grandes regalos que te dé la vida. Juntos llenarán tu corazón de felicidad.

7.- GUARDAR cada enseñanza recibida, cada afecto compartido. Como tesoro que por siempre te harán sentir vivo.

8.- DESCARTAR aquello que pueda hacerte daño o sepas que no tiene sentido.

9.- RESCATAR todo lo que te permita crecer y ser feliz en familia y con amigos.

10.- COMPARTIR con todos los que te rodean, lo mejor de ti y sentir que vale la pena creer, soñar y vivir por un mundo mejor.


imagen
imagen
Hoy seré dueño de mis emociones.

Si me siento deprimido, cantaré.
Si me siento triste, reiré.
Si me siento enfermo, redoblaré mi trabajo.
Si siento miedo, me lanzaré adelante.
Si me siento inferior, vestiré ropas nuevas.
Si me siento inseguro, levantaré la voz.
Si siento pobreza, pensaré en la riqueza futura.
Si me siento incompetente, recordaré éxitos del pasado.
Si me siento insignificante, recordaré mis metas.

Hoy seré dueño de mis emociones.

Si se apodera de mí la confianza excesiva, recordaré mis fracasos.
Si me siento inclinado a entregarme con exceso a la buena vida, recordaré hambres pasadas.
Si siento complacencia, recordaré a mis competidores.
Si disfruto de momentos de grandeza, recordaré momentos de vergüenza.
Si me siento todopoderoso, procuraré detener el viento.
Si alcanzo grandes riquezas, recordaré una boca hambrienta.
Si me siento orgulloso en exceso, recordaré un momento de debilidad.
Si pienso que mi habilidad no tiene igual, contemplaré las estrellas.

En definitiva, hoy seré dueño de mis emociones.


PITONISAS-SANTORAL
CONOSE EL SANTORAL DIA A DIA Y OTROS TEMAS RELACIONADOS CON LOS SANTOS
Imagen
Comienza por respetar, para que te respeten, porque si hay algo que debe acompañar al respeto, es la reciprocidad.

El respeto es el poema de amor a la dignidad humana.

El respeto nace con todos, de nosotros depende que lo practiquemos.

El respeto es la posibilidad que tiene el hombre de ser libre...

NO USAR LOS HIJOS

Uno de los más serios errores de las parejas en crisis es pensar que un hijo los va a unir.

En realidad los hijos nunca deben ser el motivo principal ni para unir ni para separar a los esposos.

Los objetivos es separar la relación conyugal de la relación paternal y así evitar terribles confusiones.

No es insensibilidad sino realismo dejar de lado a los hijos, y centrarse en la relación de pareja que es la que define todo.

Sí, es obvio que lo mejor para los hijos es que sus padres estén unidos, pero sólo si se aman y hay armonía.

De lo contrario se les hace un inmenso daño soportando continuas peleas, y siendo testigos de un amor muerto y de una farsa.

Es de insensatos encargar un bebé para salir de una crisis o vivir juntos pero separados dizque por los hijos.

Lo que un hijo necesita es amor y estabilidad, ojalá en un hogar armónico, y no con padres separados pero que lo siguen amando.

TU ESPIRITU
EN FRECUENCIA MODULADA
Gonzalo Gallo González
Imagen

hay personas q te quieren
hay personas q te aman
hay personas q te odian
y hay personas q te extrañan

hay personas q ríen contigo
hay personas q lloran por ti
hay personas q sólo piensan en tu vida
y hay hasta personas q pierden la vida por ti

aunque tú no te des cuenta
siempre habrá un amigo q te quiera
y aunque tú no lo veas
siempre habrá alguien q te entienda

ve quienes son tus amigos
los q te quieren de verdad
los q ríen y lloran contigo
los q no te hacen sentir mal

a esas personas q te quieren
tú tambien las tienes q querer
por q son de esas amistades
q nunca se van a perder.

yo lo único q digo
es que te valoro en realidad
no por lo que usas o por lo que tienes
si no por que te quiero de verdad.




AMOR PROFUNDO

Además de conocerse bien, lo mejor que pueden hacer los novios y las parejas es ahondar su relación, lo cual pide:

1. Llegar a un diálogo de sentimientos que construya una relación "cordial", de corazón con corazón, y no sólo de piel con piel.

2. Quitarse las máscaras, mostrarse como uno es y no camuflar las fallas ni ocultar los vacíos.

3. Ahondar una relación es, sobre todo, alimentarla espiritualmente. En efecto, sin espíritu, toda relación vive de dulces ilusiones.

4. Y ponerle raíces a una relación, pide también centrarla en valores y no en emociones, gustos o puro romance.

Uno se pregunta cuantas parejas aprovechan el noviazgo y el matrimonio para ponerle bases firmes a su relación, así como se hace con un edificio.

No, lo común es que malgasten tiempo y energías en lo superficial y lo superfluo. Después, claro está, llegan las lágrimas.

Y vale la pena insistir en los puntos 3 y 4 ya que sin cultivo espiritual y sin valores el "amor" es un río seco; es una casa levantada sobre arena.

TU ESPIRITU
EN FRECUENCIA MODULADA
Gonzalo Gallo González







Uno debería de ser como el agua... que fluye, freca, siempre en movimiento hacia el océano. Y uno debería de ser como el agua: suave, femenino, receptivo, cariñoso, no violento. Uno no debería de ser como una roca. La roca da la impresión de ser fuerte, pero no lo es, y el agua da la impresión de ser muy débil, pero no lo es.

Que nunca os engañen las apariencias. Al final el agua vence a la roca y esta es destruída y se convierte en arena que es arrastrada al mar. Al final la roca desaparece... ante el agua blanda.

La roca es masculina; es la mente masculina, la mente agresiva. El agua es femenina, suave, cariñosa, en absoluto agresiva. Pero gana el elemento no agresivo. El agua siempre está dispuesta a rendirse, pero mediante la rendición conquista... ese es el estilo de la mujer. La mujer siempre se rinde y conquista a través de ese acto. Y el hombre quiere conquistar y el resultado final no es otra cosa que una rendición.

OSHO



Toma y descubre

Toma una sonrisa, regálala a quien nunca la ha tenido. Toma un rayo de sol, hazlo volar allá en donde reina la noche. Descubre una fuente, haz bañar a quien vive en el barro. Toma una lágrima, ponla en el rostro de quien nunca ha llorado. Toma la valentía, ponla en el ánimo de quien no sabe luchar.

Descubre la vida, nárrala a quien no sabe entenderla. Toma la esperanza, y vive en su luz. Toma la bondad, y dónala a quien no sabe donar.
Descubre el amor, y hazlo conocer al mundo.

Mahatma Gandhi.

 
Escríbeme
Para más información