PARA MEDITAR
Imagen
Los hombres encuentran en las mismas crisis la fuerza para su superación.El ser humano sabe hacer de los obstáculos nuevos caminos,porque a la vida le basta el espacio de una grieta para RENACER..."
Ernesto Sábato
PARA MEDITAR
   
LETRAS DE MUSICA
PARA MEDITAR
Enlaces
POEMAS DE AMOR
CUENTOS LITERARIOS
POESIAS
PARA PENSAR Y REFLEXIONAR
SABIAS.....
POEMAS PARA ENAMORARSE
PARA ENTENDER A LAS MUJERES
FRASES
HUMOR
PARA PONER EN PRACTICA
ANGEOLOGIA
MAS POEMAS DE AMOR
CUENTOS Y LEYENDAS
LETRAS DE MUSICA 2
SALUD
FRASES 2
MAS POESIAS
PIENSA Y PONGAMOS EN PRACTICA
POESIAS ENVIADAS POR NUESTROS LECTORES
Imagen
Puedes escribir un titular.
imagen
I. A lo largo del Antiguo Testamento, Dios había revelado la intención de
habitar perennemente entre los hombres. Llegada la plenitud de los tiempos el
Verbo se hizo carne. El poder del Altísimo cubre con su sombra a Nuestra Señora
(Lucas 1, 35), y después de descender el Espíritu Santo sobre María, la Virgen
queda constituida como el nuevo Tabernáculo de Dios: el Verbo de Dios habitó
entre nosotros (Juan 1, 14). Desde entonces podemos decir con total exactitud
que Dios vive entre nosotros. Cada día podemos estar junto a Él en una cercanía
como jamás hombre alguno pudo soñar. ¡Qué cerca estamos del Señor! ¡Dios está
con nosotros!

II. En el Sagrario está Cristo realmente presente, con su Cuerpo, con su
Sangre, y con su Divinidad. Es literalmente adecuado decir: "Dios está aquí",
cerca de mí: creo, Señor, firmemente que estás aquí, que me ves, que me oyes...
El Magisterio de la Iglesia, saliendo al paso a diversos errores, ha recordado
y precisado el alcance de esta presencia eucarística: es una presencia real, es
decir, ni simbólica ni meramente significada o insinuada por una imagen;
verdadera, no ficticia, ni meramente mental o puesta por la fe o la buena
voluntad de quien contempla las sagradas especies; y sustancial, porque, por el
poder de Dios que tienen las palabras del sacerdote en el momento de la
Consagración, se convierte toda la sustancia del pan en el Cuerpo del Señor, y
toda la sustancia del vino en su Sangre. Así, el Cuerpo y la Sangre adorables
de Cristo Jesús están sustancialmente presentes, y "el pan y el vino han dejado
de existir después de la Consagración" (Pablo VI, Credo del Pueblo de Dios).
Podemos decir que la presencia eucarística de Cristo es la prolongación
sacramental de la Encarnación.

imagen
Señor...
Ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.
Si me das fortuna, no me quites la razón.
Si me das éxito, no me quites la humildad.
Si me das humildad, no me quites la dignidad.

Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla,

No me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.

Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a no juzgarme como a los demás. No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso.

Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.


Enséñame que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es una señal de bajeza.


Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso. Si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme y si la gente me ofende, dame valor para perdonar.


Mahatma Gandhi
Vivo sin vivir en mí,

y tan alta vida espero,

que muero porque no muero

A que esta divina unión,

del amor con que yo vivo,

hace a Dios ser mi cautivo,

y libre mi corazón;

mas causa en mí tal pasión

vera Dios mi prisionero

que muero porque no muero.

¡Ay! ¡Qué larga es esta vida,

qué duros estos destierros,

esta cárcel y estos hierros

en que el alma está metida!

Sólo esperar la salida

me causa un dolor tan fiero,

que muero porque no muero.

¡Ay! ¡Qué vida tan amarga

que no se goza el Señor!

Y si es dulce el amor,

no lo es la esperanza larga;

quíteme Dios esta carga,

más pesada que de acero,

que muero porque no muero.

Sólo con la confianza

vivo de que he de morir;

porque muriendo el vivir

me asegura mi esperanza;

muerto el vivir se alcanza,

no te tardes que te espero,

que muero porque no muero.

Mira que el amor es fuerte;

vida, no seas molesta;

mira que sólo te resta,

para ganarte, perderte;

venga ya la dulce muerte,

venga el morir muy ligero,

que muero porque no muero.

Aquella vida de arriba

es la vida verdadera:

hasta que esta vida muera,

no se goza estando viva:

muerte no seas esquiva;

vivo muriendo primero,

que muero porque no muero

Vida, ¿qué puedo yo darle

a mi Dios, que vive en mí,

si no es perderte a ti,

¿Para mejor a Él gozarle?

Quiero muriendo alcanzarle,

pues a Él solo es el que quiero,

que muero porque no muero.

Estando ausente de ti,

¿qué vida puedo tener?,

sino muerte padecer

¿La mayor que nunca vi?

Lástima tengo de mí,

por ser mi mal tan entero,

que muero porque no muero.



Santa Teresa de Jesús

















imagen
imagen
Jesús está
en el vértice de la aspiración humana,
es el término de nuestras esperanzas
y de nuestras oraciones,
es el punto focal
de los deseos de la historia
y de la civilización,
es decir, es el Mesías,
el centro de la Humanidad,
Aquel que da un valor
a las acciones humanas,
Aquel que conforma
la alegría y la plenitud
de los deseos de todos los corazones,
el verdadero hombre,
el tipo de perfección, de belleza y de santidad,
puesto por Dios para personificar
el verdadero modelo,
el verdadero concepto de hombre,
el hermano de todos,
el amigo insustituible,
el único digno de toda confianza
y de todo amor:
es el Cristo-hombre.
Y, al mismo tiempo,
Jesús está en el origen
de toda nuestra verdadera suerte,
es la luz por la cual
la habitación del mundo
toma proporciones, forma, belleza y sombra;
es la palabra que todo lo define,
todo lo explica, todo lo clasifica,
todo lo redime;
es el principio
de nuestra vida espiritual y moral;
dice lo que se debe hacer
y da la fuerza, la gracia, de hacerlo;
reverbera su imagen,
más aún su presencia,
en cada alma que se hace espejo
para acoger su rayo de verdad y vida,
de quien creen en Él
y acoge su contacto sacramental;
es el Cristo-Dios,
el Maestro,
el Salvador,
la Vida.

TU: Padre Nuestro que estas en los cielos..
DIOS: Si.. Aquí estoy..

TU: Por favor ... no me interrumpa, estoy orando!
DIOS: Pero tu me llamaste!..

TU: Llame? No llame a nadie. Estoy orando.... Padre Nuestro que estas en
los cielos...
DIOS: ah!!! Eres tu nuevamente.

TU: ¿Cómo?
DIOS: Me llamaste! Tu dijiste: Padre nuestro que estas en los cielos.
Estoy aquí. ¿En que te puedo ayudar?

TU: Pero no quise decir eso. Estoy orando. Oro el Padrenuestro todos los
días, me siento bien orando así. Es como cumplir con un deber. Y no me
siento bien hasta cumplirlo.
DIOS: Pero como puedes decir Padre Nuestro, sin pensar que todos son tus Hermanos, ¿ Cómo puedes decir que estas en los cielos, si no sabes que el cielo es paz, que el cielo es amor a todos...

TU: Es que realmente, no había pensado en eso.
DIOS: Pero.. prosigue tu oración.

TU: Santificado sea tu nombre...
DIOS: Espera ahí! ¿qué quieres decir con eso?

TU: Quiero decir... quiero decir, y... lo que significa. Cómo lo voy a
saber? Es parte de la oración. Solo eso!
DIOS: Santificado significa digno de respeto, Santo, Sagrado.

TU: Ahora entendí. Pero nunca había pensado en el sentido de la palabra
SANTIFICADO. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, así en la
tierra como en el cielo..."
DIOS: Estas hablando en serio?

TU: Claro! ¿Por qué no?
DIOS: Y que haces tú para que eso suceda?

TU: ¿Cómo que hago? ¡Nada! Es que es parte de la oración, hablando de
eso... sería bueno que el Señor tuviera un control de todo lo que
aconteciese en el cielo y en la tierra también.
DIOS: ¿Tengo control sobre ti?

TU: Bueno... yo voy a la Iglesia!
DIOS: No fue eso lo que te pregunté! Qué tal el modo en que tratas a tus
hermanos, la forma en que gastas tu dinero, el mucho tiempo que das a la
televisión, las propagandas por las que corres detrás, y el poco tiempo
que me dedicas a Mi?

TU: Por favor. , para de criticar!
DIOS: Disculpa. Pensé que estabas pidiendo para que se haga mi voluntad.

Si eso fuera a acontecer.. que hacer con aquellos que rezan y aceptan mi
voluntad, el frío, el calor, la lluvia, la naturaleza, la comunidad....



TU: Es cierto, tienes razón. Nunca acepto tu voluntad, pues reclamo de
todo: Si mandas lluvia, pido sol.. si mandas sol me quejo del calor, si
mandas frío, continuo reclamando, pido salud, pero no cuido de ella, dejo
de alimentarme o como mucho
DIOS: Excelente que reconozcas todo eso. Vamos a trabajar juntos tu y yo.Vamos a tener victorias y derrotas. Me esta gustando mucho tu nueva
actitud.



TU: Oye Señor, preciso terminar ahora, esta oración esta demorando mucho mas de lo acostumbrado. Continuo... "el pan nuestro de cada día danoslo hoy"...
DIOS: Para ahí! ¿Me estas pidiendo pan material? No solo de pan vive el
hombre sino también de mi Palabra. Cuando me pidas el pan, acuérdate de
aquellos que no tienen pan. ?Puedes pedirme lo que quieras, deja que me
vea como un Padre amoroso! Estoy interesado en la última parte de tu
oración...

TU: "Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden..."
DIOS: y tu hermano despreciado?

TU: Ves? Oye Señor, el me critico muchas veces y no era verdad lo que
decía. Ahora no consigo perdonarlo. Necesito vengarme.
DIOS: Pero.. y tu oración? ¿qué quieres decir con tu oración? Tu me
llamaste y estoy aquí, quiero que salgas de aquí transformado, me gusta
que seas honesto. Pero no es bueno cargar con el peso de la ira dentro
tuyo? Entiendes?

TU: Entiendo que me sentiría mejor si me vengara.
DIOS: No! Te vas a sentir peor. La venganza no es buena como parece.
Piensa en la tristeza que me causarías, piensa en tu tristeza ahora.
Yo puedo cambiar todo para ti. Basta que tu quieras.

TU: Puedes? ¿Pero cómo?
DIOS: Perdona a tu hermano, y te perdonare a ti y te aliviare.

TU: Pero Señor.. no puedo perdonarlo.
DIOS: Entonces no me pidas perdón tampoco!

TU: estas acertado! Pero solo quería vengarme, quiero la paz Señor.
Esta bien, esta bien: perdono a todos, pero ayúdame Señor!.
Muéstrame el camino a seguir.
DIOS: Esto que pides es maravilloso, estoy muy feliz contigo. Y tu...
Cómo te estas sintiendo?

TU: ¡Bien, muy bien! A decir verdad, nunca me había sentido así. Es muy
bueno hablar con Dios.
DIOS: Ahora terminemos la oración.. prosigue...

TU: "no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal..."
DIOS: Excelente, voy a hacer justamente eso, pero no te pongas en
situaciones donde puedas ser tentado.

TU: y ahora.. ¿qué quieres decir con eso?
DIOS: Deja de andar en compañía de personas que te llevan a participar de cosas sucias, secretos. Abandona la maldad, el odio. Todo eso te lleva
al camino errado. No uses todo eso como salida de emergencia.

TU: no te entiendo!
DIOS: Claro que entiendes! Has hecho conmigo eso varias veces. Vas por el camino equivocado y luego corres a pedirme socorro.

TU: Tengo mucha vergüenza, perdóname Señor.
DIOS: Claro que te perdono! Siempre perdono a quien esta dispuesto a
perdonar también. Pero cuando me vuelvas a llamar acuérdate de nuestra
conversación, medita cada palabra que dices. Termina tu oración.

TU: Terminar? Ah, si, "AMEN!"
DIOS: y qué quiere decir.. "Amen"?

TU: No lo sé. Es el final de la oración.
DIOS: Debes decir AMEN cuando aceptas todo lo que quiero, cuando
concuerdas con mi voluntad, cuando sigues mis mandamientos, porque AMEN quiere decir ASÍ SEA , estoy de acuerdo con todo lo que rece.

TU: Señor, gracias por enseñarme esta oración, y ahora gracias también
por hacérmela entender.
DIOS: Yo amo a todos mis hijos, pero amo mas a aquellos que quieren
salir del error, a aquellos que quieren ser libres del pecado. Te bendigo y
permanece en mi paz!

TU: Gracias Señor!. Estoy muy feliz de saber que eres mi amigo!
A.D.

En cada amanecer los seres humanos
abrimos los ojos para enfrentarnos
a otro día más...
La mañana se va llenando de un taconeo que marca la carrera veloz
de gente que marcha hacia sus tareas diarias...
Las calles se llenan de estudiantes, trabajadores y gente desempleada que se afanan
por llegar al lugar esperado...
Tanta es la prisa que el tiempo no es suficiente para detenernos a mirar el interior del ser humano
que nos rodea...
Nuestros ojos se conforman con fijarse en el exterior solamente...
Recordamos el largo de una falda,
la marca del pantalón,
el color de la piel...
Comentamos el gesto huraño
de algún compañero sin buscar la causa que lo provocó...
Transcurre el día y no hemos mirado el interior del amigo que nos acompaña diariamente...
Deberíamos jugar a descubrir lo hermoso de la gente...
Cada ser humano tiene un pedazo de Dios dentro...
¡Es lo que debería llamar nuestra atención diaria!
En lugar de ver el gesto agrio de alguien, entendamos el valor
que tiene para resistir las tensiones provocadas por situaciones que no conocemos...
Antes de burlarnos del que no aprende con la rapidez de los demás, demos un aplauso a su magia
para ser bueno con sus semejantes...
Todos los días son buenos para comenzar a descubrir sonrisas hermosas manos hábiles,
actos valiosos, espíritus valientes, luchadores incansables...
Cada ser humano tiene un valor especial, un don divino
que recibe al nacer y que si se descubre, puede utilizarlo
para su beneficio y para el de los que le rodean...
Hagamos un alto en nuestra prisa diaria, miremos el interior
de nuestros hermanos y aprendamos a valorarlos por lo que son
y no por lo que quisieramos que fueran...

Nadie camina la vida sin haber pisado en falso muchas veces.
Nadie siente el amor sin probar sus lágrimas,
ni recoge rosas sin sentir sus espinas.

Nadie llega a la otra orilla sin haber ido haciendo puentes para pasar.
Nadie puede juzgar sin conocer primero su propia debilidad.
Nadie encuentra el pozo del placer hasta caminar por la sed del desierto.
Nadie consigue su ideal sin haber pensado muchas veces
que perseguía un imposible.

Nadie reconoce la oportunidad hasta que ésta pasa por su lado y la deja ir.
Nadie alcanza la meta con un sólo intento, ni perfecciona la vida con una sola rectificación, ni alcanza altura con un sólo vuelo.

Nadie recoge cosechas sin probar muchos sabores,
enterrar muchas semillas y abonar mucha tierra.

Nadie mira la vida sin acobardarse en muchas ocasiones,
ni se mete en el barco sin temerle a la tempestad,
ni llega al puerto sin remar muchas veces.

Nadie hace obras sin martillar sobre su edificio,
ni cultiva amistad sin renunciar a sí mismo,
ni se hace hombre ó mujer sin sentir dolor.

Nadie deja de llegar a su meta,
cuando tiene la claridad de un don,
el crecimiento de su voluntad, la abundancia de la vida,
el poder para realizarse y el impulso de Dios.

Nadie deja de llegar cuando de verdad se lo propone.
Saca todo lo que tienes y confías en ti.
¡Esfuérzate, porque vas a llegar!


Hay un lugar en el corazón, donde los pensamientos se hacen deseos
y los deseos se hacen sueños. Es un lugar donde todo es posible,
si solamente CREES.

Cree en tus METAS
Cree en tu AMOR
Cree en tu FAMILIA
Cree en tus AMIGOS
Cree en TI MISMO
Cree en DIOS

"Dios mío, concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar lo que puedo, y sabiduría para reconocer la diferencia".

San Francisco de Asís.-

Te Espero

Letra y música: Doris Machin

HA LLEGADO LA NOCHE OSCURA Y YO SENTADA AQUI
MIRANDO CADA ESTRELLA ALUMBRAR
UN POCO MAS DE LA OSCURIDAD

VAN PASANDO LOS MINUTOS , LAS HORAS Y YO PENSANDO EN TI….
IMAGINANDO COMO SERAS…A DONDE TU ESTARAS

PUENTE
Y PENSAR QUE EN ALGUN LUGAR TU TAMBIEN ESTAS SENTADO
MIRANDO EL MISMO CIELO Y LA MISMA ESTRELLA
Y HABLANDO CON DIOS


CORO
COMO SERAS, DONDE ESTARAS…NO PUEDO DEJAR DE PENSAR EN TI
COMO SERAS DONDE ESTARAS…ANHELO EL MOMENTO EN QUE EN TUS BRAZOS YO ESTARE Y SABER QUE SOY TODO LO QUE TU SOÑABAS, OIRTE DECIR QUE ME AMAS
TE ESPERO…TE ESPERO MI AMOR…..
TE QUIERO…TE QUIERO MI AMOR…..

HAN PASADO LAS HORAS Y TODAVIA AQUI
PIDIENDO AL DIOS DE LOS CIELO POR TI
TUS PASOS PUEDA GUIAR PARA MI

ORANDO POR TI Y TU PIDIENDO POR MI
NO SABEMOS COMO SERA AQUEL DIA EN EL CUAL NOS CONOCEREMOS
NOS UNIREMOS …DIOS TE HIZO PARA MI

CORO

PUENTE 2
TE RETRATO EN MI MENTE – TUS OJOS ME MIRAN Y TODA MI VIDA SE ESTREMECE….TE ESPERO….TE ESPERO

CORO

DEDICADO CON CARIÑO A LOS HOMBRES Y MUJERES QUE ESPERAN EN DIOS

SU ESPOSA/O, EL ES FIEL Y CONCEDE LAS PETICIONES DEL CORAZÓN DE SUS HIJOS

ESPEREN EN DIOS, PUES EL SEÑOR SIEMPRE LLEGA A TIEMPO , NI ANTES NI DESPUES

DIOS LES CONCEDERÀ LO MEJOR SI ESPERAN EN ÈL ORANDO






Toma tiempo ahora para descansar y aquietar tu mente en el santuario de la oración:



Querido Dios, en comunión sagrada, acudo a Tu presencia en mí la cual me sana y renueva. Tu espíritu de amor y paz fluye en mí y en mi vida y todas mis relaciones personales.

Qué paz más profunda siento en Tu presencia, querido Dios. Contigo, sé que todo está bien en mi vida y en el mundo. Toda criatura viva, toda creación, está bajo Tu cuidado tierno y amoroso.

Tú eres la expresión de orden que reina en todas partes del universo, y sé que Tu amor envuelve todo. Al contemplar eso, siento serenidad.

Gracias, querido Dios, por esta serenidad preciosa. La paz, dulce paz, fluye por todo mi ser, y me complazco en el gozo que me ofrece este momento de oración silenciosa...

Dios es mi luz y fuente infalible de guía en todo momento.

Dios, Tú eres la luz en mi camino. Cuando necesito guía, acudo a Tu presencia en mí la cual llena mi mente de discernimiento e inspiración. Tu luz me guía, y tomo decisiones que me llevan a experiencias satisfactorias.

Me conforta saber que, sin importar la decisión que tome, Tu luz infalible ilumina mi camino.

Contemplo ahora la senda iluminada delante de mí al acudir a Ti en el silencio de la oración...

Me uno a la vida sanadora de Dios y me renuevo en mente y cuerpo.

Consciente de nuestra unidad, Dios, sé que Tú eres la fuente de todo ser, de toda vida. Tu presencia me consuela. Tu vida me llena y fluye por todo mi ser, sanando mi mente, mi cuerpo y mis emociones.

Me veo en la luz espiritual de la verdad y sé que la vida que me anima es Tuya. Consciente de esto, manifiesto salud perfecta.

La salud es mía por medio de Tu presencia amorosa, querido Dios, y doy gracias al volver al silencio de la oración...

La presencia de Tu amor me prospera y bendice.

Descanso consciente de Ti, Dios, y veo la naturaleza infinita de Tu ser, la cual incluye provisión abundante. Recibo todo lo que necesito por medio del fluir eterno de Tu sustancia.

Dios, Tú eres mi fuente ilimitada y Tu amor todo proveedor me bendice. Veo la abundancia de Tu amor por todas partes, y confío en Tu amor eterno.

En este momento callado de oración y meditación, doy gracias por Tu abundancia...

La presencia de Dios me llena de gozo.

Querido Dios, me maravillo de cuánto significas para mí. Tu presencia amorosa es mi paz. Tu luz resplandeciente es mi guía, Tu vida divina es mi salud, y Tu sustancia infinita es mi provisión.

Pero más que eso, Dios, aprecio mi unidad contigo. Sabiendo que Tú y yo somos uno, me lleno de gozo y satisfacción. Contemplando esta maravilla y felicidad, descanso una vez más en el silencio de la oración...

Al poner fin a este tiempo sagrado de oración y meditación, doy gracias por mi unidad con Dios y por Su actividad amorosa en mi vida. Concluyo estos momentos sagrados orando la “Oración de protección”:

La luz de Dios me rodea;
el amor de Dios me envuelve;
el poder de Dios me protege;
la presencia de Dios vela por
mi.
¡ Dondequiera que estoy,
está Dios!
¿QUE HACER CON LOS
ERRORES DEL PASADO?


¿Quién de nosotros no se ha equivocado en esta vida?

Algunas cosas nos traen remordimientos, otras nos cuasan nostalgia, otras nos entristecen profundamente.

Con todo, no podemos quedarnos recriminando o hiriéndonos por los errores o pecados del pasado. Lo que pasó, pasó. Lo que importa es vivir el hoy; asumir la vida que tenemos ahora; evitar las fallas del pasado para construir un futuro mejor.

Analice este mensaje de Luis Homero:

"Si usted...
fue malo, pero se volvió bueno;
fue infiel, pero se volvió fiel;
fue desleal, pero se volvió leal;
fue tirano, pero se volvió justo;
fue enemigo, pero se volvió amigo;
fue vanidoso, pero se volvió sencillo;
fue arrogante, pero se volvió sereno;
fue orgulloso, pero se volvió humilde;
fue deshonesto, pero se volvió honesto.
Entonces, en vez de lamentarse por su pasado, aproveche para vivir bien su tiempo presente"

NUNCA ES TARDE
PARA RECOMENZAR UNA VIDA
Padre Juca

*****

CONCIENCIA ECOLOGICA

Cada cinco segundos desaparece un área de bosque del tamaño de un estadio de fútbol. ¡Qué horror!

Eso significa que cuando los nietos sean adultos tal vez ya no haya bosques sobre la tierra, y sólo los conozcan en fotos o en videos.

Tenemos que amar y cuidar este planeta en lugar de convertirlo en un árido desierto, sin aire, sin agua y sin verdor.

Y uno de los caminos para practicar la ecología es ahorrar agua, no contaminar el aire y sembrar árboles.

Pero hay algo más urgente: Debemos acabar con un consumismo desaforado que nos convierte en compradores compulsivos.

No nos dejemos manejar por una publicidad que multiplica "necesidades innecesaria", como la criticaba Bernard Shaw.

Aunque no sea fácil tenemos que aprender a decir "eso no lo necesito", y dejar de ser esclavos de la moda y las marcas.

Asumamos algún compromiso para que la ecología no se quede en palabras. No es una afición, es un desafío antes de que sea demasiado tarde. Como lo ha sido para las especies extintas.
Todo depende de ti


El gran arte de la vida es hacer de la vida una obra de arte.
Aunque no escribas libros, eres el escritor de tu vida.
Aunque no seas Miguel Ángel, puedes hacer de tu vida una obra maestra.
Aunque no entiendas de cine, ni de cámaras, tu existencia puede transformarse en un film primoroso con Dios de codirector.
Aunque cantes desafinado, tu existencia puede ser una linda canción, que Roberto Carlos envidiaría.
Aunque no entiendas de música, tu vida puede ser una magnífica sinfonía que daría envidia a Beethoven.
Aunque no hayas estudiado en una escuela de comunicaciones, tu vida puede transformarse en un reportaje modelo.
Aunque no tengas gran cultura, puedes cultivar la sabiduría de la caridad.
Aunque tu trabajo sea humilde, puedes convertir tu día en oración.
Aunque tengas cuarenta, sesenta o setenta años, puedes ser joven de espíritu.
Aunque las arrugas ya marquen tu rostro, vale más tu belleza interior.
Aunque tus pies sangren en los tropiezos y piedras del camino, tu rostro puede sonreír.
Aunque tus manos conserven las cicatrices de los problemas y de las incomprensiones, tus labios pueden agradecer.
Aunque las lágrimas amargas recorran tu rostro, tienes un corazón para amar.
Aunque no seas un santo, ni un ángel, en el cielo tienes reservado un lugar.
Todo, todo... depende de ti.
imagen
La muñeca y la rosa



De prisa, entré en la tienda por departamentos a comprar unos regalos de navidad a última hora. Miré a mi alrededor toda la gente que allí había y me molesté un poco. "Estaré aquí una eternidad; con tanto que tengo que hacer" pensé. Estas Fiestas se habían convertido ya casi en una molestia. Estaba deseando dormirme por todo el tiempo que durara la Navidad. Pero me apresuré lo más que pude por entre la gente . Entré en la Sección Juguetes. Otra vez más, me encontré murmurando para mí misma sobre los precios exhorbitantes. Me pregunté si mis nietos jugarían realmente con ellos.
De pronto, me encontré en la sección de muñecas. En una esquina, había un niñito como de 5 años, sosteniendo una preciosa muñeca. Estaba tocándole el cabello y la sostenía muy tiernamente. No me pude aguantar; me quedé mirándolo fijamente y preguntándome para quien sería la muñeca que sostenía; cuando de pronto, se le acercó una mujer, a la cual el llamo tía.

El niño le preguntó: "¿Estás segura que no tengo dinero suficiente?" Y la mujer le contestó, con un tono impaciente: "Tú sabes que no tienes suficiente dinero para comprarla." La mujer le dijo al niño que se quedara allí donde estaba mientras ella buscaba otras cosas que le faltaban. El niño continuó sosteniendo la muñeca. Después de un ratito, me le acerqué y le pregunté al niño para quién era la muñeca él me contestó: "Esta muñeca es la que mi hermanita deseaba con tanto anhelo para Navidad. Ella estaba segura que Santa Claus se la iba a traer."

Yo le dije que lo más seguro era que Santa Claus se la traería. Pero el me contestó: "No, Santa no puede ir a donde mi hermanita está. Yo le tengo que dar la muñeca a mi mamá para que ella se la lleve a mi hermanita." Yo le pregunté donde estaba su hermana. El niño, con una cara muy triste me contestó: "Ella se ha ido con Jesús. Mi papá dice que mamá se va a ir con ella también." Mi corazón casi dejó de latir. Volví a mirar al niño una y otra vez. El continuó: "Le dije a papá que le dijera a mamá que no se fuera todavía, que esperara un poco hasta que yo regresara de la tienda."

El niño me preguntó si quería ver una foto y le dije que me encantaría. Entonces, él sacó unas fotografías que tenía en su bolsillo y que había tomado al frente de la tienda y me dijo: "Le pedí a papá que le llevara estas fotos a mi mamá para que ella nunca se olvide de mí. Quiero mucho a mi mamá y no quisiera que ella se fuera. Pero papá dice que ella se tiene que ir con mi hermanita."

Me dí cuenta que el niño había bajado la cabeza y se había quedado muy callado.

Mientras él no miraba, metí la mano en mi cartera y saqué unos billetes. Le dije al niño que me diera el dinero así lo contábamos otra vez. El niño se entusiasmó mucho y comentó: "Yo sé que es suficiente." Y comenzamos a contar el dinero ." ahora era suficiente para pagar la muñeca. El niño, en una voz muy suave, comentó: "Gracias Jesús por darme suficiente dinero."
El niño entonces comentó: "Yo le acabo de pedir a Jesús que me diera suficiente dinero para comprar esta muñeca, para que así mi mamá se la pueda llevar a mi hermanita. Y El oyó mi oración. Yo le quería pedir dinero suficiente para comprarle a mi mamá una rosa blanca también, y no lo hice. Pero El me acaba de dar suficiente para comprar la muñeca y la rosa . A ella le gustan mucho las rosas blancas."

En unos minutos la tía regresó y yo, desapercibidamente, me fuí. Mientras terminaba mis compras, con un espíritu muy diferente al que tenía al comenzarlas, no podía dejar de pensar en el niño.

Seguí pensando en una historia que había leído en el periódico unos días antes, acerca de un accidente causado por un conductor ebrio, en el cual había perecido una niñita y su mamá estaba en estado de gravedad. La familia estaba deliberando en mantener o no a la mujer con vida artificial y máquinas. Me dí cuenta de inmediato que este niño pertenecía a esa familia.

Dos días más tarde leí en el periódico que la mujer del accidente había sido removida de la maquinaria que la mantenía y había muerto. No me podía quitar de la mente al niño. Mas tarde ese día, fuí y compré un ramo de rosas blancas y las llevé a la funeraria donde estaba el cuerpo de la mujer.

Y allí estaba, la mujer del periódico con una rosa blanca en su mano, una hermosa muñeca, y la foto del niño en la tienda. Me fuí llorando... mi vida había cambiado para siempre. El amor de aquel niño por su madre y su hermanita era enorme. En un segundo, un conductor ebrio le había destrozado la vida en pedazos a aquel niñito.

Ahora tu tienes la opción, tu puedes:

1) Cambiar de actitud y ser más sensible ante la necesidad de los demás, pudiendo convertirte en instrumento de Dios para ayudar a otros .

2) olvidarlo y actuar como si no te hubiera tocado el corazón.

"Los amigos son ángeles que nos ayudan a ponernos de pie otra vez cuando nuestras alas se olvidan como volar"

Marjorie Guanipa d"Erizans (Caracas-Venezuela)

Lección de la Mariposa


Un día, un hombre sentado al borde del camino bajo un árbol, observó cómo la oruga de una crisálida de mariposa intentaba abrirse paso a través de una pequeña abertura aparecida en el capullo. Estuvo largo rato contemplando cómo se esforzaba hasta que, de repente, pareció detenerse y que había llegado al límite de sus fuerzas: no conseguiría ir más lejos. O así creía él.

El hombre decidió ayudar a la mariposa: agarró una tijera y ensanchó el orificio del capullo. La mariposa, entonces, salió fácilmente. Pero su cuerpo estaba blanquecino, era pequeño y tenía las alas aplastadas. El hombre continuó observándola, porque esperaba que, en cualquier momento, sus alas se abrirían y estirarían y el insecto se echaría a volar. Nada ocurrió. La mariposa vivió poco y murió. Nunca voló, y las pocas horas que sobrevivió las pasó arrastrando lastimosamente su cuerpo débil y sus alas encogidas.

Aquel caminante, con su gentileza y voluntad de ayudar, no comprendió que el esfuerzo necesario para abrirse camino a través del capullo era la manera que Dios había dispuesto para que la circulación de su cuerpo llegara a las alas, y estuviera lista para volar una vez hubiera salido al exterior.

Algunas veces, justamente es el esfuerzo lo que necesitamos en nuestra vida. Si Dios nos permitiese vivir sin obstáculos, quedaríamos inválidos. Nunca llegaríamos a nuestra plenitud.

Por eso...

Pedimos fuerzas... y Dios nos da dificultades para hacernos fuertes.
Pedimos sabiduría... y Dios nos da problemas para resolver.
Pedimos prosperidad... y Dios nos da cerebro y músculos para trabajar.
Pedimos coraje... Y Dios nos da obstáculos para superar.
Pedimos amor... Y Dios nos da personas con problemas para ayudar.
Pedimos favores... Y Dios nos concede oportunidades.
Parece que no recibimos nada de lo que hemos pedido... pero recibimos todo lo que necesitamos.

Vivamos la vida sin miedo, enfrentemos todos los obstáculos e intentemos superarlos. La ayuda de Dios no nos faltará porque todo eso forma parte de su plan misericordioso sobre nosotros.
Imagen
EL ARTE DE SOÑAR

Los sueños nos ayudan a hacer que cada día sea distinto a los demás;
que lo vivido en el ayer, no logre estancarnos; ni los obstáculos
del presente nos impidan avanzar; porque estamos seguros que pase lo
que pase, tiempos mejores, siempre vendrán.

Soñar no significa huir de la realidad, ni construir un mundo
fantástico donde poderse refugiar. los sueños son el testimonio del
gran amor que por la vida se ha de profesar; la fe y la esperanza
que fortalecen el alma, en los momentos de luz o de oscuridad.

Los sueños nos hacen sentir que no existen los imposibles, que lo
que soñamos, si luchamos por ello, se puede lograr; desde bajar la
más alta de las estrellas, hasta caminar sobre las olas del mar;
solo hay que creer en el amor de Dios y experimentar la fuerza que
El nos da. Se pueden alcanzar los más grandes sueños, desde las
pequeñas cosas que solemos realizar.

Nos dejes que tus sueños aparezcan o desaparezcan, según tu estado
de ánimo y lo que puedan influir en ti las circunstancias o los
demás; soñar debe significar para el ser humano, una necesidad vital
como lo es respirar.

Soñó Dios con un mundo perfecto, y un paraíso terrenal supo crear;
sueño yo con crecer tan alto que pueda tocar el cielo, y descubrí
que crezco en la medida que con mi vivir logró hacer que crezcan los
demás.

Se puede palpar el amor en los seres que amas, o en la obra que el
artista al pensar en el le inspiró; se ve realizado el sueño de ver
a Dios, en cada una de sus criaturas y más aún en la paz que
experimenta el alma al reír o al llorar.

Si eres un soñador o soñadora y crees que con fe todo es posible de
realizar; conviértete en un fabricante de sueños o en Maestro de
ilusiones que logren al mundo contagiar de la fuerza que le da al
alma, el ser capaz de soñar.

Si eres de aquellos que por lo vivido sientes que los sueños te
están prohibidos; intenta descubrir que tu mismo eres un sueño hecho
realidad, y si es posible que estés aquí aún sin haberlo pedido,
entonces cualquier cosa que desees, si luchas por ella, la puedes
construir y disfrutar.

Soñar es un arte que permite al soñador hacer de cada sueño una obra
que le inspire vivir y hacer posible aquello que parecía imposible
de realizar. y si la vida es un sueño, quiero por siempre dormir y
nunca despertar, para que viviendo no deje de soñar y soñando pueda
siempre vivir.

KARY ROJAS



Alegría en tu corazón





Comienza el día con alegría en tu corazón y pala­bras de agradecimiento en tus labios.



Hay tanto por lo cual estar agradecido.

Eleva tu con­ciencia de inmediato.



Comenzar el día embotado y confuso no es prove­choso para ti, ni para tu familia, ni para nadie.



Si te sientes con espíritu crítico hacia alguien, encuentra algo en esa persona que sea positivo y bueno.



Con­céntrate en esto hasta que sientas que el amor fluye a través de ti hacia esa persona.



Sé paciente y afectuoso y nunca, en ningún mo­mento, te desesperes por el alma de nadie.



En algún lugar, de algún modo, podrás estar en contacto con eso que traerá nueva vida, alegría y esperanza.



La clave está allí, oculta quizás. Deja que esto sea como la búsqueda del tesoro, una pista que conduce a la próxima, hasta que llega al alma.



La perseverancia es fundamental.



Llegar a algunas almas es más difícil que llegar a otras, pero aquellas son frecuentemente las que nece­sitan ser alcanzadas.



Elige las más difíciles; haz esto con Mi ayuda y Mi guía constante y no podrás fallar.



Bendice todo, da gracias continuamente, llena tu co­razón con amor e irradia esto a todos los que están en contacto contigo.



Del Libro:

Dios me Hablo

de Eileen Caddy

Imagen
SEGÚN COMO MIRES EL CIELO


Según como mires el cielo,
será despejado o nublado.


Según como mires el sol,
te parecerá que quema o acaricia
con su cálido fulgor.


Según como mires la noche
te parecerá negra o estrellada.


Según como mires el camino
te parecerá llano o empinado.


Según como mires a los demás
te sentirás cerca o lejos de ellos.


Según como mires hacia delante
será tu desánimo o entusiasmo.


Según como mires tu hogar
lo verás pequeño o cálido y confortable.


Según como trates a tus afectos
recibirás de ellos todo su cariño.


"Según como mires tu vida,
serás feliz"



El silencio de Dios

Cuenta una antigua Leyenda Noruega, acerca de un hombre llamado Haakon, quien cuidaba una Ermita. A ella acudía la gente a orar con mucha devoción.

En esta ermita había una cruz muy antigua. Muchos acudían ahí para pedirle a Cristo algún milagro.

Un día el ermitaño Haakon quiso pedirle un favor. Lo impulsaba un sentimiento generoso. Se arrodillo ante la cruz y dijo:

- “Señor, quiero padecer por ti. Déjame ocupar tu puesto. Quiero reemplazarte en la cruz.” Y se quedó fijo con la mirada puesta en el Cristo, como esperando la respuesta.

El Señor abrió sus labios y habló. Sus palabras cayeron de lo alto, susurrantes y amonestadoras:

- “Siervo mío, accedo a tu deseo, pero ha de ser con una condición”.

- “¿Cual, Señor?”, - preguntó con acento suplicante Haakon. –“¿Es una condición difícil? ¡Estoy dispuesto a cumplirla con tu ayuda, Señor!”.

- “Escucha: suceda lo que suceda y veas lo que veas, has de guardarte en silencio siempre”.

- Haakon contestó: “Os, lo prometo, Señor”.

Y se efectuó el cambio.

Nadie advirtió el trueque. Nadie reconoció al ermitaño, colgado con los clavos en la Cruz. El Señor ocupaba el puesto de Haakon. Y éste por largo tiempo cumplió el compromiso. A nadie dijo nada.

Pero un día, llego un rico, después de haber orado, dejo allí olvidada su cartera. Haakon lo vio y calló. Tampoco dijo nada cuando un pobre, que vino dos horas después, se apropió de la cartera del rico. Ni tampoco dijo nada cuando un muchacho se postró ante él poco después para pedirle su gracia antes de emprender un largo viaje. Pero en ese momento volvió a entrar el rico en busca de la bolsa. Al no hallarla, pensó que el muchacho se la había apropiado.

El rico se volvió al joven y le dijo iracundo: - “¡Dame la bolsa que me has robado!”.

El joven sorprendido, replicó: - “¡No he robado ninguna bolsa!”. - “¡No mientas, devuélvemela enseguida!”. – “¡Le repito que no he cogido ninguna bolsa!”- afirmó el muchacho.

El rico arremetió, furioso contra él.

Sonó entonces una voz fuerte: - “¡Detente!”.

El rico miró hacia arriba y vio que la imagen le hablaba. Haakon, que no pudo permanecer en silencio, gritó, defendió al joven, reprendió al rico por la falsa acusación. El hombre quedó anonadado, y salió de la Ermita. El joven salió también porque tenia prisa para emprender su viaje.

Cuando la Ermita quedó a solas, Cristo se dirigió a su siervo y le dijo: - “Baja de la Cruz. No sirves para ocupar mi puesto. No has sabido guardar silencio”.

Se cambiaron los oficios. Jesús ocupó la Cruz de nuevo y el ermitaño se quedó ante la Cruz.

El Señor, siguió hablando: - “Tu no sabias que al rico le convenía perder la bolsa, pues llevaba en ella el precio de la virginidad de una joven mujer”.

- “El pobre, por el contrario, tenía necesidad de ese dinero e hizo bien en llevárselo; en cuanto al muchacho que iba a ser golpeado, sus heridas le hubiesen impedido realizar el viaje que para él resultaría fatal. Ahora, hace unos minutos acaba de zozobrar el barco y él ha perdido la vida”.

- “Tú no sabias nada. Yo sí. Por eso callo”.

Y el Señor nuevamente guardó silencio.